La Diada de Sant Jordi en Barcelona

Diada de Sant Jordi

Estamos en abril, un mes de aguas mil, de Ferias y de otras fiestas, pero también, porqué no, un mes para los enamorados, para los románticos empedernidos. El mes de abril en Barcelona es el mes de la conocida fiesta de la Diada de Sant Jordi, un día de amor en una de las ciudades más románticas quizás de España. San Jorge es el patrón de Cataluña, y a decir verdad, fue en vida un hombre muy romántico y caballeroso.

También conocido como el Día de los Enamorados, la Diada de San Jordi, el 23 de abril, es algo así como el Día de San Valentín. La fiesta se celebra especialmente con el intercambio de regalos entre las parejas de novios. Los hombres regalan rosas a sus novias, y las mujeres un libro a su pareja. Las rosas están asociadas a este día desde la época medieval, pero regalar un libro es una costumbre más cercana.

En 1923 un inteligente librero comenzó a promover la fiesta como una manera de honrar la muerte el mismo día de Cervantes y Shakespeare, el 23 de abril de 1616. La costumbre enraizó rápidamente, y desde entonces, el intercambio de regalos se viene realizando.

En las Ramblas, la principal calle de Barcelona, y en toda la ciudad, se colocan cientos de stands, donde se venden libros y rosas. Según las estadísticas del año pasado, se vendieron más de cuatro millones de rosas y 400.000 libros. Parece difícil entonces encontrar alguna mujer en toda Cataluña que no haya sido agasajada con una rosa. Por parte de los libros, la mitad de la venta anual se produce en estas fechas.

Y eso que la Diada de Sant Jordi no es realmente un día oficial de vacaciones. Se suelen ver a muchas parejas paseando por las hermosas calles de Barcelona, tomando el sol y aprovechando la luz de la primavera. El amor flota en el ambiente, aunque si no tenéis pareja, no os preocupéis, porque hay muchas cosas que ver y hacer en este día.

Por ejemplo, podéis ver bailar sardanas, el baile típico de Cataluña. A lo largo de todo el día se celebran en la Plaza de San Juan. Muchas librerías y cafeterías acogen lecturas de escritores señalados, así como el maratón de 24 horas de lectura del Quijote. Asimismo, los artistas callejeros y músicos pueblan las calles de la ciudad, añadiéndole un ambiente romántico a casi todas las plazas.

Además, el 23 de abril es el único día del año en el que el Palau de la Generalitat, el principal edificio del gobierno catalán, abre al público. Dentro de esta obra maestra de la arquitectura veréis una enorme muestra de rosas creado en honor a San Jorge. Lo que sí os recomiendo es que vayáis temprano, porque suele ir mucha gente.

Ah, y no dejéis acabar el día sin probar el tradicional Pan de Sant Jordi.

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top