La Ruta del Maestrazgo en Castellón

Villafranca del Cid

Esta es muy buena época para irnos de rutas. Acompaña el buen tiempo, aún no hace demasiado calor, y la primavera deja en los campos una riqueza de sensaciones difícil de igualar. Hoy queremos que conozcáis la Ruta del Maestrazgo, en la provincia de Castellón, una zona en la que encontraremos bonitos pueblos serranos, escondidos tras paisajes notables y con una arquitectura muy típica y singular.

Yo os aconsejaría comenzar la ruta en el pueblo de San Mateo del Maestrazgo. Realmente es un rincón maravilloso, justo en el centro de la comarca de Els Ports y el Maestrazgo. Apenas cuenta con 2000 habitantes y es la capital de la ruta. San Mateo está declarado Bien de Interés Cultural. Sin duda debemos visitar su casco antiguo, con la antigua muralla del siglo XIV y la porticada Plaza Mayor.

Además, numerosas casas solariegas y nobiliarias, amén del Ayuntamiento, conforman la riqueza patrimonial de este pueblo. No olvidaros de visitar la Iglesia de San Mateo, en cuyo interior se conservan las reliquias de San Vicente Mártir. Y a 3 kilómetros del pueblo, acercaros a la Ermita de la Virgen de los Ángeles.

Casi tocando con la frontera de Aragón se halla Villafranca del Cid. Es de esos típicos pueblos que se puede decir que es completamente de piedra. Me encanta porque siempre me han entusiasmado los pueblos cuyo casco antiguo conserva aún sus raíces medievales. La calle Mayor nos lleva hasta la iglesia del siglo XVI. Callejear un poco, para más adelante, dirigiros al célebre Santuario de la Virgen del Llosar, a dos kilómetros del pueblo.

Ares del Maestre

Muy cerquita de Villafranca está Ares del Maestre, de origen romano. Se trata de otro pueblo de encantador casco antiguo. Una iglesia, una antigua cárcel, incluso pinturas rupestres en el fantástico Barranco de la Gasulla.

Forcall es otro de los pueblos que guarda su esencia medieval. Pasear por la Plaza Mayor, el Palacio dels Osset-Miró o la Ermita de la Virgen de la Consolación. Forcall se ha convertido en los últimos años en el destino ideal para los amantes del turismo rural. Pasar allí un fin de semana es lo propio en esta zona.

Para pueblo pequeño y tradicional, nos quedamos con Tírig, apenas a 10 kilómetros de San Mateo y con una población de 600 habitantes. Lo mismo que en toda la zona, destacan las construcciones en piedra. De Tirig destaca la Iglesia de Nuestra Señora del Pilar y la Ermita de Santa Bárbara. De gran importancia es sin duda el Barranco de la Valltorta, que conserva los mejores restos del arte rupestre levantino, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1998. El horario de visitas es de miércoles a domingo, de 10.00 a 14.00 horas.

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top