Fuengirola, vacaciones en la Costa del Sol

Castillo de Fuengirola

Ubicada en su privilegiada posición, a orillas del Mediterráneo, y sólo a 35 kilómetros al oeste de Málaga, Fuengirola es una de las ciudades más turísticas de la Costa del Sol. Y eso que en la década de 1950 aún era un pequeño pueblo de pescadores, cuando el sol comenzó a atraer a turistas extranjeros del norte de Europa. A finales de los 60 y principios de los 70, Fuengirola ya dependía del turismo.

Hoy en día los turistas son mucho más exigentes, pero eso a Fuengirola le ha hecho crecer aún más. Grandes centros comerciales llenos de ocio, un transporte público perfectamente desarrollado, un buen enlace ferroviario con Málaga y una conexión perfecta con la autopista de peaje, la han convertido en parte importantísima del turismo de la Costa del Sol.

Por otra parte, las ofertas de hoteles en Fuengirola han crecido muchísimo. A pesar de todas estas modernidades, Fuengirola no ha querido perder su encanto histórico. El corazón de la ciudad gira alrededor de la Plaza de la Constitución, que anima a la gente a sentarse relajadamente a tomar algo al sol. Los alrededores de la plaza no han cambiado mucho, y sus calles son encantadoras, típicamente andaluzas.

Hay un tren turístico en Fuengirola que os recomendamos tomar, para hacer un excelente paseo y descubrir la ciudad. Si queréis seguir con el estilo andaluz, no olvidaros tampoco de los paseos en coches de caballo.

Fuengirola es una ciudad que se extiende siete kilómetros, desde los pies del castillo hasta su extremo más oriental. Aquí viene todo el mundo, familias, paseantes, parejas, turistas extranjeros… En verano, las siete playas de Fuengirola se llenan de gente. El Ejido-Castillo, Santa Amalia, San Francisco, Los Boliches, Las Gaviotas, Torreblanca y Carvajal disfrutan de su condición de playas con bandera azul.

En Fuengirola podéis encontrar restaurantes y bares para todos los gustos y presupuestos. Comida china, griega, mexicanos, italianos, argentinos… la mayoría los encontraréis en el paseo marítimo o en las calles cercanas. El pescado fresco es una buena elección para comer, además de las tapas.

La animación y la vida nocturna es muy buena, con bares musicales, karaokes, discotecas y restaurantes al aire libre, sobre todo en la zona de la Marina. No os olvidéis de acercaros al Castillo de Fuengirola, construido sobre los restos romanos en el siglo X por Abdelrramán XI, y posteriormente reconstruido por Carlos V en el siglo XVI. El castillo que hoy veréis data de 1730. Hoy es un centro cultural y sede de exposiciones y conciertos. Algunos restos romanos se han encontrado en sus alrededores.

Sólo nos queda ya recomendaros pasaros por los bares y restaurantes del puerto deportivo, reservar alguna excursión por mar para ver los delfines, visitar el Zoo de Fuengirola, uno de los más modernos de Europa, y disfrutar en verano del Parque Acuático de Fuengirola. Y es que la ciudad malagueña lo tiene todo para que lo paséis de vicio en las próximas vacaciones de verano.

Foto Vía Luis García Marín

Tags:

Imprimir


También te interesará...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top