El Parador de Santo Domingo de la Calzada

Parador Nacional de Santo Domingo

Santo Domingo de la Calzada es una pequeña ciudad en La Rioja, en donde hoy nos perdemos en su casco histórico, un lugar al que no acceden los coches, con el fin de evitar el deterioro del patrimonio artístico de la ciudad.

La ciudad está situada en la ruta del Camino de Santiago, que muchos peregrinos han pisado durante siglos. Tomó su nombre del propio Santo Domingo, quien aspiraba a llevar su vida monacal en el Monasterio de San Millán, a media hora de distancia de aquí, pero que en última instancia fue rechazado.

De hecho, el Parador Nacional de Santo Domingo de la Calzada fue un antiguo hospital de peregrinos, fundado por el propio Santo Domingo. Sus labores en la ciudad contribuyeron a la prosperidad de la ciudad, ya que consiguió hacerlo visita imprescindible del Camino de Santiago.

El Parador de Santo Domingo de la Calzada es espectacular y suntuoso. Cualquiera diría que antiguamente fue un hospital de peregrinos, quienes llegaban aquí para sanar de sus dolencias, o purificar sus almas antes de llegar a los pies del apóstol en Santiago.

Nada más entrar en él, hay una gran sala de estar para los huéspedes, parte de la cual se halla en el bar o restaurante, para poder disfrutar de la comida o la bebida. Dado que el parador se halla en el centro histórico peatonal, no pueden entrar los coches, salvo una parada de quince minutos en la puerta del Parador. Sin embargo, el Parador cuenta con parking, que os aconsejamos reservar cuando hagáis vuestra propia reserva de habitaciones, ya que las plazas son limitadas.

Las habitaciones son espaciosas y elegantes, y el restaurante una delicia. De todas maneras, es una ventaja que el Parador se halle en el centro, ya que podemos callejear y comer en cualquier parte. Por ejemplo, al otro lado de la plaza hay un restaurante, Los Caballeros, que sirve platos locales tradicionales. Pediros menestra riojana, una de las exquisiteces de la casa.

Cerca del parador también hay muchos bares pequeños y cafés para desayunar o tapear. Además, Santo Domingo de la Calzada es una ciudad que tiene fama de muy buena repostería. En cualquier panadería encontraréis dulces típicos a muy buen precio.

Y si queréis hacer una excursión por los alrededores, a media hora de distancia se halla el maravilloso Monasterio de San Millán de la Cogolla, cuna de la lengua castellana, al que hay que visitar antes de irnos del parador. En realidad cuenta con dos monasterios, y unas fabulosas vistas.

PARA RESERVAR:

Foto Vía King Coyote

Tags: , ,

Imprimir


También te interesará...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top